Filiación

Filiación

La filiación es el derecho jurídico que hay entre dos individuos, uno descendiente del otro, sea de forma natural o por el resultado de un acto jurídico como la adopción.

En nuestra sociedad vivimos nuevos modelos de familia, derivados en gran parte de los progresos tecnológicos, científicos y médicos. Además, las nuevas formas de matrimonio y uniones de hecho que contempla la legislación española, hace que las familias no se basen exclusivamente en vínculos de consanguinidad. Por este motivo, nuestro gabinete especializado en Derecho de familia y en Derecho de Familia internacional, es experto en el asesoramiento en materia de las relaciones paterno-filiales. Es decir, en aquellas relaciones jurídicas entre un hijo/a con sus padres o madres, pudiendo ser esta por naturaleza matrimonial, no matrimonial o por adopción, y sin existir ninguna diferencia legal entre estos hijos. La filiación se determina con el parto y la posterior inscripción en el registro civil, o bien mediante la adopción.

La filiación como tal conlleva una serie de derechos y deberes, entre otros:

  • La patria potestad, incluso cuando hay separación o divorcio.
  • La relación paterno-filial entre el hijo y el padre o la madre que no tiene su guarda y custodia; la prestación de alimentos durante la minoría de edad, derivada del art. 39 de la Constitución.
  • El socorro y la ayuda mutua; la prestación de alimentos entre parientes ya alcanzada la mayoría de edad.
  • El derecho-deber de educar al hijo.
  • Derechos hereditarios.
  • El derecho a llevar los apellidos de los padres.
  • El derecho a adquirir la nacionalidad de los padres.

Estos derechos se adquieren al inscribirse en el Registro Civil o porque una madre, padre o hijo/a reclame la paternidad o maternidad en un proceso judicial.

En nuestro despacho atendemos tanto acciones de reclamación como de impugnación de filiación. El primer caso es el derecho de toda persona a acudir a los tribunales para aclarar su estado de filiación como hijo o de paternidad como padre. El segundo, consiste en la negación de la filiación que figura inscrita en el Registro Civil, es decir, contra la presunción de filiación de un hijo que nace dentro del matrimonio se niega la paternidad de uno de los cónyuges. En estos juicios se admite la investigación de la paternidad y de la maternidad mediante pruebas, que incluyen las biológicas, ya que el estudio del ADN es el medio más preciso y el que ofrece mayor seguridad.

Nuestros expertos pueden informarle de los pasos a seguir en el caso de que quieran impugnar la paternidad, que ésta les sea reconocida, u orientarles en cualquier caso de duda de dichas relaciones paterno-filiales.