Matrimonios mixtos

Matrimonios mixtos

Los matrimonios mixtos son cada vez más frecuentes en el mundo globalizado en el que vivimos, debido, fundamentalmente, a los movimientos migratorios.

Hoy podemos ver mayor interrelación entre distintos países, razas e idiomas, pudiendo conocer y convivir en nuestra sociedad con gente de distintas culturas. Gracias a este fenómeno se producen uniones matrimoniales interraciales, interculturales e interreligiosas. Esta situación, –los llamados matrimonios mixtos–, está contemplada en la legislación del Derecho Matrimonial Canónico.

La Iglesia Católica permite estos tipos de matrimonio, mientras que en otras religiones está prohibido, como en el judaísmo, tanto en el caso de un judío casado con una no judía como al contrario. El Derecho musulmán, por su parte, acepta que un hombre se case con una mujer no musulmana pero no al revés, ya que el matrimonio de una musulmana con un no musulmán no se considera válido. La religión budista permite la unión entre budistas y católicos, mientras que en la hinduista, son los padres quienes deciden con quién han de casarse los hijos y, además, no aceptan las bodas entre personas de distinta casta; así, se dan otras muchas particularidades en otros tantos países, culturas y religiones.

Según el Derecho canónico, se denomina matrimonio mixto al contraído entre un católico y un bautizado no católico, mientras que el matrimonio con disparidad de culto es aquel entre un católico con un no bautizado. Los matrimonios mixtos necesitan un permiso especial de la autoridad eclesiástica para que sea lícito, mientras que el de disparidad de culto requiere una dispensa del impedimento para que sea válido, que es otorgado por el Obispo. Además, el cónyuge católico deberá declarar que está dispuesto a evitar aquellos peligros que le aparten de su fe, pero al no católico no se le pide nada.

Sin embargo, las autoridades encargadas de tramitar los expedientes necesarios, previos al matrimonio mixto, deben extremar las precauciones para evitar que se celebren matrimonios de conveniencia, en el que alguno de los contrayentes podría buscar finalidades distintas, como obtener los papeles para legalizar su situación. Además, deben cerciorarse de que algunos de los cónyuges no incurra en el delito de bigamia, es decir, que no pertenezcan ya a un matrimonio vigente en el momento de celebrar la boda.

Aunque estas uniones pueden representar un encuentro de interculturalidad y diálogo, también son matrimonios que pueden traer diversos conflictos, en algunos casos muy complejos, derivados de la diferencia de orígenes, de las relaciones entre las distintas familias, por motivos de carácter psicológico o incluso por la situación con los hijos.

En Winkels Abogados, como expertos en Derecho de familia internacional, asesoramos sobre estos y otros conflictos en los matrimonios mixtos según el Código Civil y los Reglamentos internacionales. Además, recomendamos a nuestros clientes formalizar un acuerdo prematrimonial o postmatrimonial para facilitar los trámites en caso de una posible ruptura.