Modificación de capacidad judicial

Modificación de capacidad judicial

La modificación de capacidad judicial es el mecanismo de protección para aquellas personas que, por motivos de enfermedad o por circunstancias físicas o psíquicas de carácter sobrevenido, no pueden valerse ni gobernarse por sí mismas.

Este mecanismo tiene como único fin proteger los intereses y derechos personales y patrimoniales de esta persona. En el proceso de modificación de capacidad judicial el tribunal escuchará a los parientes, examinará al afectado y acordará la práctica de aquellas pruebas que estime pertinentes. Esencial para decidir sobre una modificación de capacidad judicial, es la emisión de un dictamen pericial médico. Si la sentencia declara la modificación de capacidad judicial, deberá determinar la extensión, sus límites, así como el régimen de tutela o guarda para el incapacitado. Además, según el grado de incapacidad que se determine, se fijará una u otra de las instituciones de guarda y protección del incapacitado:

  • Patria potestad: Ejercida normalmente por los padres respecto de sus hijos menores de edad, se acordará su prórroga si se declara incapacitado un menor, para que cuando alcance la mayoría de edad, los padres sigan ejerciéndola sobre él. Si un mayor de edad, soltero y que vive con sus progenitores es declarado incapaz, estos recuperan la patria potestad.
  • La tutela: Es aquella institución de guarda establecida para los casos en los que no es posible prorrogar la patria potestad. Existen dos tipos: la tutela total, en la que el tutor posee facultades de administración de los bienes y del gobierno del incapaz, y la tutela exclusivamente ejercida sobre los bienes. Pueden ser declarados tutores, en primer lugar, los designados por el propio tutelado antes de declararse la incapacidad (por ejemplo, en unas instrucciones previas); posteriormente, la persona más indicada, como el cónyuge, los padres, descendientes, ascendientes o hermanos. Además, se puede nombrar como tutor a fundaciones o asociaciones destinadas a estos fines.
  • Curatela: Es aquella institución de guarda que se establece en el caso de que la sentencia declare una incapacidad parcial, pues el incapacitado conserva cierto grado de autogobierno que le permite adoptar determinadas decisiones sobre su persona y patrimonio. Por tanto, la curatela tiene como fin la asistencia del curador en aquellos actos que imponga la sentencia establecida.

En Winkels Asociados, como expertos en Derecho de familia y Derecho de familia internacional, le asesoramos sobre el proceso a seguir en caso de querer modificar la capacidad judicial de un familiar, así como de la documentación y los requisitos necesarios para iniciarlo.