Artículos

Parejas rotas

En 2010 hubo 110.321 disoluciones matrimoniales, un 3,9% más que el año anterior: el 93,3% acabó en divorcio y el 6,6%, en separación, según los datos de INE.

Parejas rotas

Los divorcios supusieron en 2010 un 4,7% más que el año anterior, mientras que hubo un 5,6% menos de separaciones. La diferencia de ambas disoluciones es esencial: mediante el divorcio, el vínculo matrimonial se termina, por lo que si los antiguos cónyuges se reconcilian, deben casarse de nuevo, y si desean hacerlo con otra persona, pueden sin más trámites. Sin embargo, mediante la separación matrimonial, únicamente se suspende la vida en común, y la reconciliación es posible con un simple escrito presentado ante el juzgado; pero si se desea contraer matrimonio de nuevo, deberá iniciarse un nuevo procedimiento judicial de divorcio para disolver el vínculo. Esta diferencia al alza pone de manifiesto que las parejas apuestan cada vez menos por una posible reconciliación, y que los condicionantes religiosos –la Iglesia proscribe el divorcio– tienen cada vez menos peso. Además, se presentaron 140 demandas de nulidad matrimonial civil –que supone el 0.1% del total de rupturas– y 245 disoluciones de matrimonios homosexuales

En lo relativo a la custodia de los hijos, disminuyeron ligeramente las atribuidas a la madre, en concreto, un 0,8% menos, frente a los datos publicados del año pasado. Y han resultado incrementadas en ese mismo porcentaje las custodias conferidas a ambos progenitores de forma compartida, que han ascendido al 10,5%. Es decir, las madres siguen siendo las principales depositarias del cuidado de los hijos, pero los padres incrementan sus peticiones de compartir la custodia, y si concurren los requisitos adecuados, los jueces, previo informe favorable del Equipo Psicosocial y del Fiscal, acceden a ello.

Estos requisitos, glosados por la más reciente jurisprudencia del Tribunal Supremo, son básicamente la dedicación a los hijos antes de solicitar esta forma de custodia, sus aptitudes personales, el deseo de los hijos mayores de 12 años, que son escuchados en caso de controversia, proximidad de domicilios de ambos progenitores entre sí y con el colegio, horarios profesionales compatibles con el cuidado de los hijos… siempre prima en todo caso el bienestar de los niños, que constituyen el interés más necesitado de protección.

Respecto a la conflictividad en las rupturas, un 67,4% se tramitó de mutuo acuerdo, frente al 32,6% que fue por contencioso. Y aunque ha habido un 3% más de rupturas tramitadas de mutuo acuerdo frente a las producidas el 2009, sigue siendo un porcentaje excesivamente elevado, si se tiene en cuenta que la duración media de los matrimonios es de 15,5 años, y la edad de los cónyuges, de forma mayoritaria, entre los 40 y 49 años. Esa edad, una convivencia tan larga y tener el 48,5% de las parejas hijos menores de edad, deberían ser circunstancias de suficiente peso como para provocar una reflexión y evitar una conflictividad que afecta muy especial y directamente a los menores.

Isabel Winkels

Isabel Winkels es licenciada en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid y colegiada en el Ilustre Colegio de Abogados de Madrid.

Especializada en Derecho civil, fundamentalmente en Derecho de familia, es Socia-directora de Winkels Abogados. Actualmente también es Presidenta de la Sección de Familia del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid y profesora de Derecho de familia del Master Universitario para el Acceso a la Profesión de Abogado del prestigioso Instituto de Estudios Bursátiles.

Ver todos los artículos

Si tiene alguna duda o consulta sobre cualquier cuestión planteada en este artículo, puede contactar con el autor usando el siguiente formulario:

Please wait...