91 350 28 42email hidden; JavaScript is required

Artículos

La importancia de los mediadores

Para resolver un conflicto sin tener que acudir a juicio es esencial esta figura, imparcial y profesional, que no tiene un coste elevado.

El pasado verano se publicó en el BOE la Ley 5/2012 de mediación en asuntos civiles y mercantiles. El mediador es un profesional neutral, que ayuda a dos personas a encontrar una solución satisfactoria a un conflicto, evitando que tengan que ir a juicio. Aunque existe desde hace año, esta ley ha venido a regularizar el procedimiento.

La importancia de los mediadores

Para iniciar un proceso de mediación ambas partes deben someterse voluntariamente al mismo, renunciando a acudir a los juzgados mientras dure. Hay ocasiones en las que el juicio se ha iniciado ya y el juzgado acuerda suspender la tramitación para que se intente alcanzar un acuerdo por esta vía. Existen instituciones y servicios de mediación tanto públicos como privados. En España son pioneros los de Castilla-La Mancha (públicos), en los que se atendió durante el año 2011 a 3.080 familias con 5.688 hijos, que evitaron un procedimiento contencioso.

La pieza clave es la figura del mediador, profesional cualificado con una formación específica, que actuará de forma absolutamente imparcial y ayudará a encontrar una solución dialogada y voluntariamente querida por las partes.

La mediación cabe en todo tipo de conflictos civiles y mercantiles (un problema con un contratista de una obra, con un inquilino con el que no nos ponemos de acuerdo sobre el pago de un desperfecto, o entre socios de un negocio), incluso los transfronterizos, y las negociaciones son totalmente confidenciales. Así, si la mediación fracasa, no pueden utilizarse las concesiones hechas en un juicio posterior. Además, es un proceso completamente flexible, adaptado a los avances y a las necesidades que las propias partes manifiesten.

Una vez alcanzado el acuerdo se recoge en escritura pública y, si una de las partes incumple lo acordado, la otra podrá exigirlo a través del Juzgado como si fuera una sentencia firme.

La rapidez de su tramitación, su bajo coste y la falta de consecuencias negativas si la mediación fracasa hacen que compense intentar estar esta vía antes de iniciar un procedimiento judicial.

Isabel Winkels

Isabel Winkels es licenciada en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid y colegiada en el Ilustre Colegio de Abogados de Madrid.

Especializada en Derecho civil, fundamentalmente en Derecho de familia, es Socia-directora de Winkels Abogados. Actualmente también es Presidenta de la Sección de Familia del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid y profesora de Derecho de familia del Master Universitario para el Acceso a la Profesión de Abogado del prestigioso Instituto de Estudios Bursátiles.

Ver todos los artículos del autor

Si tiene alguna duda o consulta sobre cualquier cuestión planteada en este artículo, puede contactar con el autor usando el siguiente formulario:

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.